EJS Estudio Jurídico Salesas Abogados Procuradores

Twitter Facebook
Contacta
con nosotros
912 902 476

Consulta rápida

Con el fin de mejorar la calidad y rapidez de nuestro trabajo, EJS pone a tu disposición este formulario en el que podrás detallar el motivo de tu consulta.

Nuestro equipo de profesionales valoran cada uno de los casos rigurosamente para poder ofrecerle la mejor solución y tramitar cada caso con la mayor brevedad.

Por favor, cumplimenta el formulario de la forma más detallada posible para así poder hacer un buen análisis del caso.

Consultas frecuentes

Haga click sobre una categoría o pregunta para desplegar:

 Mercantil

 Actividades complementarias a la hora de crear una empresa
Además de los aspectos indicados anteriormente, es necesario realizar los siguientes trámites complementarios que conllevan sus gastos: 1. Legalización de los libros oficiales (Libro de Actas, Libro registro de socios, etc.). El coste de su compra y legalización de tres libros es de aproximadamente ochenta euros (80 €); 2. Registro de la sociedad a efectos del impuesto sobre actividades económicas; 3. Registro de la sociedad a efectos del impuesto al valor agregado (IVA); 4. Obtención de licencia de funcionamiento; 5. Registro de la sociedad de cara al cumplimiento de sus obligaciones relacionadas con la seguridad social y otros asuntos laborales en caso de que se contraten empleados; 6. Cumplimiento de ciertas formalidades en las oficinas locales del Ministerio de Trabajo e Inmigración. 7. Alta en el impuesto de actividades económicas (IAE): tributo local que grava el ejercicio de actividades empresariales, profesionales y artísticas (las sociedades que inicien su actividad en España, durante los dos primeros períodos impositivos de ésta están exentos). Plazo: 10 días hábiles antes del inicio de la actividad y lugar de presentación de documentación: Administración de Hacienda que corresponda al lugar donde se ejerce la actividad.
 Características de la S.L.
Su capital social está representado por participaciones sociales, que tienen limitada su transmisibilidad en cualquier caso. El capital social mínimo previsto es de 3.005,06 Euros. Previamente a la constitución de la sociedad, el 100% del capital debe estar íntegramente desembolsado, debiendo procederse a su depósito en una cuenta bancaria abierta, con carácter general, en España. La flexibilidad en la elección en el órgano de administración. Están permitidas las participaciones con voto múltiple. Se prevén las siguientes formas de administración: (i) Administrador Único; (ii) administradores solidarios; (iii) dos administradores mancomunados; o (iv) Consejo de Administración (con un mínimo de 3 miembros y un máximo de 12). Salvo disposición contraria en los estatutos sociales, el cargo de los Administradores será gratuito. La duración del cargo será indefinida. La designación de los Consejeros será competencia de la Junta General, excluyéndose el sistema proporcional y el de cooptación. La Junta General puede impartir instrucciones sobre asuntos de gestión. Apenas tienen obligaciones de publicidad formal. Las operaciones societarias tienen control externos, pero de forma voluntaria. De no existir dicho control, son los socios (todos o algunos, según el caso) los que responden de la veracidad de lo realizado. No pueden optar por recabar ahorro público. Queda expresamente prohibida la emisión de obligaciones u otros valores negociables agrupados en emisiones. Causas de exclusión y derechos de separación de socios más amplias que en la SA. Ambas formas societarias son aptas para cualquier tipo de proyecto, si bien (i) la Sociedad Anónima tiene una regulación que la presenta como una sociedad más abierta, dirigida a la gran empresa con un gran número de socios y se requiere cuando el proyecto a desarrollar con la misma se plantea con captación de ahorro público o una inminente operación en un mercando regulado, mientras que (ii) la Sociedad de Responsabilidad Limitada se configura como una sociedad con un carácter más “cerrado”, propia de proyectos con un número limitado de socios y sin financiación pública, dado la mayor flexibilidad y menores costes que ofrece la operativa diaria de la misma.
 Cómo elegir la forma societaria más idónea para la actividad a desarrollar en su empresa
Obviando las formas menos habituales (sociedades civiles, comanditarias, etc) nos centraremos en las Sociedades de Responsabilidad Limitada y en las Sociedades Anónimas. La S.A.  Pueden establecerse limitaciones para la asistencia de sus socios a las Juntas Generales Se prevén las siguientes formas de administración: (i) Administrador Único; (ii) administradores solidarios; (iii) dos administradores mancomunados; o (iv) Consejo de Administración (con un mínimo de 3 miembros). En caso de órganos colegiados de administración (Consejo de Administración) se puede formar parte del mismo si se llega a ostentar un porcentaje en el capital social, en este sentido, no está permitido establecer las acciones con voto múltiple. La retribución de los administradores debe estar prevista en los estatutos sociales y el cargo tendrá una duración que no podrá exceder de 6 años. La elección de los Consejeros será mediante elección por votación, rigiéndose por el sistema proporcional. En caso de producirse alguna vacante, podrán designarse Consejeros mediante cooptación. La Junta General no puede impartir instrucciones sobre asuntos de gestión. Tiene obligaciones de publicidad formal (anuncios en periódicos, diarios oficiales, etc.), tanto para la reunión de su Junta General como para determinadas modificaciones societarias (denominación, domicilio y objeto social). En general, las operaciones societarias, tales como aportaciones no dinerarias, fusiones y escisiones, aumentos de capital, etc., están sometidas a controles de expertos independientes (auditores, etc.) Permite recabar ahorro público para su financiación. Se permite obtener financiación externa a través de la emisión de obligaciones y bonos. Causas de exclusión y derechos de separación de socios menos amplias que en la SRL.
 Costes relacionados con el establecimiento de una sociedad en España
Es preciso tener en cuenta los costes que conlleva la constitución de una sociedad en España, los cuales deberán incluirse en el importe de la inversión inicial. A continuación se analizan los principales: Reserva de denominación: Antes de proceder a constituir la sociedad, independientemente de la forma por la que se opte, es necesario obtener del Registro Mercantil Central un certificado en el que se haga constar que la denominación pretendida para la sociedad no coincide con la denominación de ninguna otra sociedad y que la denominación pretendida queda reservada a nombre de uno de los socios fundadores. La reserva de denominación tendrá una vigencia de 6 meses, siendo necesario renovar el certificado concedido cada 3 meses. El coste de solicitud y de cada una de las renovaciones asciende a 15 euros. Honorarios de Notario: Puesto que para la constitución de una sociedad es necesaria la intervención de un notario o fedatario público, es preciso asumir los honorarios que corresponden al mismo. Los honorarios del notario variarán en función de la cifra de capital y prima a aportar. Las tarifas notariales son de compleja aplicación y gozan de un cierto margen direccional. No obstante, con carácter general, viene a entenderse que se devengarían honorarios por 90 Euros por los primeros 6.010 Euros de fondos propios (capital y prima), aplicándose en lo sucesivo un rango. Con carácter general, el registro conlleva el pago de tarifas oficiales que ascienden a 6,01 Euros por los primeros 3.005 Euros de capital, aplicándose con posterioridad una escala descendente. Adicionalmente, se establece un arancel de la intervención del Notario que suele estar entre el 0,45% y el 0,03% entre 6.010 Euros y 6.010.121 Euros. Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en la modalidad de Operaciones Societarias: La constitución de una sociedad está sujeta al Impuesto Sobre Trasmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en la modalidad de Operaciones Societarias, por un importe igual al 1% de la cantidad que se fije como fondos propios de la entidad mercantil. En nuestro caso, teniendo en cuenta que los fondos propios de la Sociedad ascienden a 30.000 Euros, el importe del AJD ascendería a 300 Euros. Gastos de registro de la sociedad en el correspondiente Registro Mercantil: Una vez otorgada la escritura de constitución de la Sociedad, la misma deberá inscribirse en el Registro Mercantil de la localidad correspondiente para que goce de personalidad jurídica. Las tarifas registrales (al igual que las notariales) son de compleja aplicación. El arancel por el registro de la sociedad suele ser entre el 0,10% y el 0,005% para capitales superiores a 3.050 Euros.
 ¿En qué consisten las obligaciones mercantiles del empresario?
Adicionalmente, una vez constituida la sociedad, es preciso observar las siguientes obligaciones previstas por la legislación española a tal efecto, así como los relativos al mantenimiento de la misma: 1. Mantenimiento de los libros de la sociedad Española. Para una Sociedad de Responsabilidad Limitada, que tenga varios socios, se prevé la obligación de conservar el Libro registro de socios y Libro de Actas, que tienen que legalizarse con carácter previo a su utilización. 2. Mantenimiento y legalización anual de los libros de contabilidad. Libro diario, las cuentas mayores y balances, que tiene que legalizarse dentro de los 4 meses siguientes al cierre del ejercicio. 3. Formulación de cuentas anuales, que deberá realizarse por el órgano de administración de la sociedad dentro de los tres (3) meses siguientes al cierre del ejercicio. En este sentido, el ejercicio social de nuestra peluquería será de 1 de septiembre hasta e 31 de agosto. 4. Aprobación de las cuentas anuales, que deberá realizarse por el Socio Único o la Junta General de la sociedad, dentro de los seis (6) meses siguientes al cierre del ejercicio. 5. Presentación de las cuentas anuales en el Registro Mercantil (que incluyen, el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, un estado que refleje los cambios en el patrimonio neto del ejercicio, un estado de flujos de efectivo y la memoria), que deberá realizarse en el siguiente mes a su aprobación. 6. En los supuestos en que se alcancen determinados umbrales de activos, trabajadores y negocio fijados por la norma de aplicación, las cuentas anuales de la sociedad deberán someterse a la verificación por parte de un auditor. 7. Anualmente, la sociedad tiene que realizar la declaración del impuesto de sociedades y proceder a pagar el impuesto correspondiente.
 Marca
Como un rasgo distintivo y con el objeto de diferenciar los servicios prestados por la empresa y con el objeto de contar con la debida protección jurídica de los Signos Distintivos, ésta deberá contar con marca y/o un nombre comercial, todo ello de acuerdo con lo previsto en la Ley 17/2001, de 7 de diciembre. La marca es el título que concede el derecho exclusivo a la utilización de un signo para la identificación del servicio en el mercado, pudiendo ser la misma palabra o combinaciones de palabras, imágenes, figuras, símbolos, gráficos, letras, cifras, formas tridimensionales (envoltorios, envases, formas del producto o su representación). El nombre comercial, por su parte, es el título que concede el derecho exclusivo a la utilización de cualquier signo o denominación como identificador de una empresa en el tráfico mercantil. En este sentido, el nombre comercial, como título de propiedad industrial, es independiente de los nombres de las sociedades inscritos en los Registros Mercantiles La duración de la protección conferida, tanto para las marcas como para los nombres comerciales, es de 10 años a partir de la fecha del depósito de la solicitud y pueden ser renovados indefinidamente.
 Permuta financiera o SWAP
Habitualmente indentificamos ente tipo de contratos como PERMUTAS FINANCIERAS O SWAP, pero que también los podemos encontrar con otro tipo de denominaciones como: bono clip o clip; IRS; cuota segura; contrato cobertura hipoteca o cobertura de tipos. Son operaciones de cobertura del riesgo de tipo de interés, cuando firmamos por ejemplo una hipoteca a un tipo de interés variable, y precisamente en su origen sirven de protección en la fluctuación en los tipos de interés. Pero también existen los swaps de divisas, de materias primas y de acciones. Con ello no sólo el perjudicado puede llegar a ser la persona física que ha firmado una hipoteca con su banco, sino aquellas empresas que en su actividad comercial y mercantil diaria trabajan con dólares, libras o cualquier otra moneda sujeta a fluctuaciones y para evitar estas contratas este tipo de producto que de cobertura al riesgo que asume. O el inversor con acciones en bolsa y la fluctuación igualmente de éstas.
 Swap en el caso de la hipoteca suscrita con el banco a un tipo de interés variable
Estos productos se han vendido a modo de “seguros”, aseguramientos, para el caso de la subida del tipo de interés, garantizando pagar un tipo de interés máximo durante un determinado periodo de tiempo, aunque el EURIBOR siga subiendo. Si el Euribor sube por encima del tipo que nosotros hemos pactado, la entidad bancaria es la que nos abona la diferencia entre el tipo pactado y el valor de este indicador. ¿Cuándo ha surgido el problema? Con la caída empicado del Euribor que no olvidemos es el tipo hipotecario por excelencia para medir el Precio del dinero que ha prestado el Banco. Por ej. el Euribor en Octubre de 2.008 estaba a un 5,25 y en octubre de 2009 a 1,24 % (una diferencia de 4,01 puntos). Con un EURIBOR AL 5,25 se pacta un tipo inferior, por ej. un 5%. Como el Euribor está por encima es el banco el que liquida la diferencia a favor del cliente (+ 0,25%). Cuando el tipo está en el 1,24, si ahora tocara revisión y liquidar la diferencia que tendría que pagar el cliente sería de 3,7 puntos hasta llegar al tipo pactado del 5,25%. ES DECIR, EL PRESTAMO, LA DEUDA PASA DE TENER UN INTERÉS VARIABLE A UN INTERÉS FIJO = ESTO ES LA PERMUTA FINANCIERA. Las partes liquidan finalmente las diferencias de los saldos positivos y negativos con la compensación. Si al principio eras tú quien cobrabas del banco, ahora eres tu quien pagas al banco.
 Protección de Datos de Carácter Personal
Siempre que se recaben datos personales de los clientes habituales y/o personal de la empresa, los mismos se deberán incorporar a ficheros automatizados, se tendrá cumpliéndose con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1989, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). En este sentido, no se comunicarán ni cederán a terceros, ni siquiera para su conservación, los datos personales a los que la empresa tenga acceso para prestar el servicio, y dichos datos siempre podrán ser rectificados o anulados por los clientes. Solamente los datos estríctamente necesarios serán cedidos a las Administraciones Públicas competentes en virtud de la normativa fiscal, tributaria vigente y de obligado cumplimiento.
 Como podemos actuar contra el banco en su caso
Son contratos legales en el tracto jurídico y mercantil. El problema surge cuado queremos cancelar el contrato y ello supone un elevado gasto y una serie de perjuicios económicos. Me gustaría dejar constancia de la oportunidad de los bancos a la hora de vender este tipo de productos. Se aprovechó una subida continuada del EURIBOR para sacarlos al mercado convenciendo al cliente del negocio que suponía, pero no se informaba o no se dejaba tan claro el riesgo a su vez que implicaba la suscripción del producto bancario. Es obligación de las entidades que prestan servicios de inversión y financieros explicar ante que tipo de instrumento financiero nos encontramos, y los riesgos que supone el mismo de manera detallada, para que el cliente pueda decidir con todos los datos a su alcance, fundadamente su inversión. Además, se deberá distinguir entre el cliente minorista y el cliente profesional. Es decir, en función del cliente que tenemos delante deberemos seguir unas pautas para que entienda perfectamente qué está firmando. Por otro lado, cuando se solicitaban a los bancos préstamos hipotecarios a tipo de interés variable, por Ley estaban obligados a ofrecer al menos 1 instrumento de cobertura del riesgo para el caso que incrementaran los tipos de interés. Pues bien, suscribimos en el 2005/2006/2007 nuestras hipotecas y no se nos ofrecían este tipo de productos. Es cuando comienza la subida del tipo de interés cuando las entidades comienzan una campaña bestial en este sentido. Las sentencias de tribunales menores que hasta ahora se han pronunciado al respecto, se centran en declarar la nulidad de este tipo de contratos amparándose en la existencia de cláusulas oscuras de difícil e imposible interpretación literal e incluso de difícil aplicación a la realidad que regulan, falta de la información suficiente y necesaria para que el cliente comprendiera el tipo de producto que estaba comprando (informar sólo de las ventajas pero no las desventajas), en definitiva, NULIDAD DE LOS CONTRATOS POR VICIOS DEL CONSENTIMIENTO como el ERROR. Y, precisamente porque nos encontramos ante contratos tipo o de adhesión, en los que el consumidor no tiene posibilidad de negociar las cláusulas sino únicamente firmar sobre lo que ya otros han redactado, lo que supone la aplicación del PRINCIPIO PRO-CONSUMIDOR, prevalece la interpretación más favorable a favor del consumidor. Finalmente decir que la información que se de al cliente tiene que ser CLARA, PRECISA, SUFICIENTE Y ENTREGADA A TIEMPO PARA EVITAR SU INCORRECTA INTERPRETACIÓN, HACIENDO INCAPIÉ EN LOS RIESGOS QUE CADA OPERACIÓN CONLLEVA, SOBRE TODO EN LOS PRODUCTOS FINANCIEROS DE ALTO RIESGO, PARA QUE SE PUEDAN CONOCER LOS EFECTOS DE CUALQUIER OPERACIÓN.

 Laboral

  Actualmente estoy desempleado y se me ha planteado la posibilidad de conseguir trabajo a través de una Empresa de Trabajo Temporal. Quisiera saber a que tipo de contrato tendría derecho y cómo funcionan las ETT.
La actividad de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) consiste en contratar trabajadores para ponerlos temporalmente a disposición de terceras empresas, las denominadas empresas usuarias. Las ETT actúan como intermediarios privados en la gestión del empleo, ayudando a las empresas (denominadas empresas usuarias) a cubrir sus necesidades temporales de plantilla. Jurídicamente su funcionamiento es el siguiente: Entre la ETT y la empresa usuaria se concierta un contrato de puesta a disposición de naturaleza no laboral en virtud del cual la primera se compromete a suministrar a la segunda los trabajadores que precisa. Como consecuencia de ello, la ETT suscribe un contrato laboral con el trabajador para prestar servicios en la empresa usuaria. Habitualmente, se trata de contratos de duración determinada que obedecen a alguna de las causas previstas en la ley (obra o servicio determinado, acumulación de tareas, etc.). Será la ETT la que satisfaga todas las deudas retributivas y de Seguridad Social que contraiga con el trabajador, mientras que, salvo que se acredite algún incumplimiento, la responsabilidad de la empresa usuaria en este ámbito tiene siempre carácter subsidiario. Finalmente, el trabajador pasa a prestar servicios para la empresa usuaria estableciéndose una vinculación en la que corresponde a la empresa usuaria, principalmente, la dirección de la actividad diaria y el cumplimiento de las obligaciones de prevención y seguridad. De las ETT se ha criticado la precariedad del empleo que ofrecen puesto que es temporal y de escasa duración y cualificación, así como peores condiciones laborales y retributivas de los trabajadores contratados a través de esta vía. Si bien es cierto que, en un mercado laboral bajo las circunstancias actuales, para el trabajador demandante de empleo es una oportunidad la de incorporarse a una empresa en la que desplegar todo su potencial mientras que la otra alternativa sea permanecer en situación de desempleo.
 Dentro de un par de meses nacerá mi hijo y me gustaría saber cómo se tramitará mi baja por maternidad, de cuánto será la prestación que cobre y en qué consiste la reducción de la jornada por lactancia.
En su caso nos encontraríamos ante un supuesto de maternidad biológica por la que Vd. tendría derecho a una baja de una duración de 16 semanas, de las cuales 6 deberán disfrutarse por la madre inmediatamente después del parto, mientras que las 10 semanas restantes podrán disfrutarse antes o después del parto, pudiendo cederlas igualmente al padre o bien optar por un disfrute compartido de las mismas. Para los casos de parto múltiple, el período máximo de baja se ampliará en 2 semanas por cada hijo a partir del segundo. Se conceden igualmente dos semanas adicionales en el caso de que el recién nacido presente alguna discapacidad. En relación con los partos prematuros o neonatos que, por cualquier motivo, requieran hospitalización tras el parto, se permite a la madre que, con excepción de las seis semanas posteriores al nacimiento, el resto del período de baja se disfrute a partir del alta hospitalaria y cuando esta situación se prolongue en un periodo superior a 7 días se contempla también la posible ampliación de la suspensión tantos días como el recién nacido se encuentre hospitalizado, con un máximo de 13 semanas adicionales. Durante la baja, Vd. tendrá derecho a una prestación de la Seguridad Social equivalente al 100% de la base reguladora, si bien puede ocurrir que el Convenio Colectivo de aplicación reconozca algún complemento que permita mantener durante ese periodo el salario íntegro que viniera percibiendo. Cabe también, por previsión del Convenio Colectivo o acuerdo con el empresario, el disfrute a tiempo parcial de la licencia por maternidad. Informarle igualmente que se puede prever una licencia por el tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto que deban llevarse a cabo dentro de la jornada de trabajo. Por lactancia del hijo menor de nueve meses, las trabajadoras tienen derecho a una hora de ausencia del trabajo que podrán dividir en dos fracciones, o bien sustituir por una reducción de jornada de media hora diaria o una acumulación del tiempo de lactancia en jornadas completas. Para las funcionarias, el permiso por lactancia se prolonga hasta que el hijo alcanza los doce meses de edad. En caso de partos prematuros o de neonatos que, por cualquier causa precisen hospitalización, la madre o el padre tienen derecho a ausentarse una hora diaria del trabajo hasta el momento del alta hospitalaria. En el ámbito funcionarial, el permiso se amplía en estos supuestos a dos horas diarias.
 En la empresa para la que trabajo ha habido muchos despidos últimamente y los que hemos permanecido nos han reubicado en distintos puestos de trabajo. En mi caso, ahora mismo, realizo funciones superiores a las de mi categoría, pero sigo cobrando lo mismo que cobraba para una categoría inferior. ¿Puedo reclamar a la empresa? ¿Me interesa continuar en este puesto de trabajo o que me reubiquen a mi anterior puesto?
Para este caso Vd. tiene derecho desde el primer día del desempeño de las nuevas funciones correspondientes a una categoría superior a la diferencia salarial establecida entre ambas. Podría reclamar el ascenso cuando realice esas funciones superiores durante un periodo de más de seis meses durante un año u ocho durante dos años o, en su caso, el periodo que se establezca por Convenio Colectivo y siempre respetando el sistema de promoción interna que fije éste. Igualmente podrá reclamar la clasificación profesional adecuada y si la empresa se negara deberá hacerlo en vía judicial.
 ¿En qué consisten las obligaciones laborales del empresario?
Inscripción en la Seguridad Social 1. Alta a efectos de Seguridad Social y de seguros de accidentes laborales. La inscripción es obligatoria para todo empresario que vaya a efectuar contrataciones como paso previo al inicio de sus actividades. Permite obtener el número de patronal. La póliza de accidentes de trabajo es la formalización de la protección del personal al servicio del empresario. Para la realización de la misma, se deben presentar los siguientes documentos: modelo de inscripción de la empresa, identificación de la persona natural que realiza la inscripción y el título jurídico en virtud del cual la efectúa, CIF, escritura de constitución o certificado de registro correspondiente. El plazo para la presentación es antes de la realización de contrataciones laborales y el lugar es la Tesorería General de la Seguridad Social correspondiente al domicilio de la empresa. 2. Alta y afiliación de los trabajadores a la Seguridad Social. El Alta de los trabajadores en el Régimen General de la Seguridad Social es obligatorio en todo caso, deberá llevarla a cabo el empresario con anterioridad al inicio de la prestación de servicios del trabajador y es obligado para todos los trabajadores de la empresa. Documentos a presentar ante la Tesorería General de la S.S. correspondiente al domicilio social de la empresa son los modelos oficiales Modelo TA-2 y/o Modelo TA-1 y el Modelo P-1 si el trabajador tiene personas a su cargo. En el caso de afiliación es necesario presentar fotocopia del DNI del trabajador. Para tramitar el alta, se requiere fotocopia del DNI y del documento de afiliación del trabajador. 3. Libro de visitas. Es obligatorio adquirir y tener un Libro de Visitas sellado por la Dirección Territorial de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social. Este libro, de carácter obligatorio, sirve para anotar diligencias que practiquen la Inspección de Trabajo tras el resultado de las visitas realizadas a la empresa. Prevención de Riesgos Laborales. Adicionalmente, en materia de seguridad y salud, al tener personal contratado, se deberá cumplir con la Ley 31/1995, de 8 de noviembre de prevención de riesgos laborales. Según el artículo 16 de dicha Ley, la empresa deberá tener un plan de prevención de riesgos que incluya una evaluación de riesgos y una planificación anual de la actividad preventiva, entre otros puntos. Además, en lo que a “Ponte el Mandil” respecta, se estará a lo regulado en el artículo 30 del mismo texto normativo, por el que, para el cumplimiento del deber de protección de riesgos laborales, al ser la nuestra una empresa de menos de seis trabajadores, el empresario puede asumir las funciones descritas, siempre y cuando desarrolle su trabajo de forma habitual en el centro de trabajo, como es el caso, y tenga una formación como mínimo de 30 horas en prevención de riesgos laborales, requisito que igualmente cumplimos.
 Hace unos meses me despidieron porque la empresa pasaba por problemas económicos. Ahora estoy cobrando el paro, pero al pedir la vida laboral he descubierto que los últimos meses la empresa no cotizó por mí pese a estar trabajando para ellos. ¿Puedo reclamar a la empresa? ¿Me puede perjudicar de algún modo que no hayan cotizado de cara a las prestaciones sociales?
Nos encontraríamos en un caso de incumplimiento empresarial consistente en la falta de ingreso de las cotizaciones debidas a la Seguridad Social en el plazo reglamentario establecido para el pago voluntario. Transcurrido el plazo de abono voluntario, se expedirá automáticamente providencia de apremio, iniciándose el procedimiento ejecutivo de recaudación. En cuanto a las consecuencias asociadas al descubierto en las cotizaciones, el incumplimiento empresarial de impago de cuotas podrá generar, en atención al importe, duración y gravedad del incumplimiento, responsabilidades admnistrativas (recaudatoria), penal y en orden a las prestaciones de la Seguridad Social, esto es, del pago de las prestaciones. En la imputación al empresario de responsabilidad en orden a las prestaciones por descubiertos de cotización ha de diferenciarse según se trate de prestaciones causadas por contingencias comunes o por contingencias profesionales. En el primer caso, el nacimiento de responsabilidad en orden a las prestaciones se hará depender de la cobertura o no del periodo de carencia necesario para causar derecho a la prestación de que se trate. En cambio, cuando la prestación sea fruto de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, bastará con el incumplimiento de la obligación de cotizar, siempre y cuando se trate de incumplimientos definitivos y voluntarios. En ambos casos, incluso, ante la falta de cobertura del periodo de carencia, se impone la responsabilidad del pago de las prestaciones a la entidad gestora de la seguridad social o colaboradora cuando se entienda que los descubiertos tengan el carácter de transitorios, ocasionales o involuntarios.
 Hace un par de meses la empresa en la que trabajaba se declaró insolvente. ¿Cuánto tiempo tengo para reclamar al FOGASA desde que finalizó mi contrato?
En los tres supuestos de insolvencia transitoria o definitiva del empresario -suspensión de pagos, quiebra y declaración judicial de insolvencia- el Fondo de Garantía Salarial anticipará a los trabajadores las indemnizaciones fijadas en sentencia o resolución administrativa por despido, resolución de contrato o despido colectivo y los salarios pendientes de pago. El Estatuto de los Trabajadores establece el plazo general de prescripción de las acciones derivadas del contrato de trabajo de 1 año por lo que a la responsabilidad del FOGASA se le aplica el plazo prescriptivo general del año desde la finalización del contrato o desde que el trabajador pueda reclamar por ser líquida y exigible la deuda del empresario. El FOGASA puede alegar la prescripción de una deuda, pese a que en un procedimiento principal recayera sentencia en la que se condenaba al empresario, pero sólo cuando el FOGASA no fuese parte en el pleito principal. El FOGASA puede alegar la prescripción transcurrido el lapso de tiempo que media entre la sentencia, la resolución administrativa o, en algunos casos, la conciliación judicial o administrativa y el momento en que se insta por el trabajador la ejecución. Por último, decir que el inicio de la ejecución de sentencia interrumpe la prescripción de acciones frente al FOGASA.
 He sufrido un accidente de trabajo en la empresa. Me resbalé por unas escaleras donde no había barandilla. El empresario me ha comentado que no puedo reclamar nada porque la responsabilidad ha sido negligencia mía. ¿Puedo hacer algo?
Cuando ocurre un accidente laboral, lo normal es que la Inspección de Trabajo levante un acta de infracción, en la que consignarán los hechos, señalará qué preceptos se han incumplido y propondrá una sanción administrativa. Después de los oportunos recursos administrativos, la jurisdicción que conocerá y resolverá finalmente si procede o no la sanción, será la contenciosa administrativa. Además de la sanción, la Inspección de Trabajo propondrá al Instituto Nacional de la Seguridad Social que imponga un recargo de prestaciones a la empresa, que es una sanción adicional, no asegurable por ninguna compañía aseguradora, y que deberá abonar el empresario por falta de medidas de seguridad, si así se aprecia. Su cuantía puede ser del 30% al 50% de las prestaciones que, como consecuencia del accidente de trabajo, tenga derecho a percibir Vd. El tanto por ciento variará en función de la gravedad del incumplimiento empresarial. El Juzgado de lo Social conocerá sobre la procedencia o no de este recargo, y su graduación. Además de los anteriores efectos, Vd. tiene derecho también a reclamar una indemnización de daños y perjuicios por las lesiones padecidas en el accidente, que pueden pedirse en todo caso en la jurisdicción civil. También es posible pedir ese resarcimiento en la jurisdicción social. En cualquiera de los casos será en ese momento y no antes cuando se dicuta si efectivamente ha existido algún tipo de negligencia por su parte en la causa del accidente, que siempre debe ser de carácter temeraria
 La empresa hace meses empezó a pagarme tarde, luego a pagarme parte de la nómina y actualmente incluso me debe todo el mes. Hay rumores de que se va iniciar un concurso de acreedores, pero aún no se ha hecho nada en este sentido. ¿Qué puedo hacer? ¿Qué consecuencias puede tener para mí el hecho de que la empresa entre en un concurso?
La falta de pago o el retraso en el abono del salario por parte del empresario a la plantilla es uno de los síntomas de la existencia de una situación de crisis económica en la empresa, por lo que le recomiendo que se adelante e inicie los trámites oportunos en reclamación de la extinción de la relación laboral con la exigencia de la indemnización correspondiente (45 días de salario). De esta forma, lo que estaría haciendo es adelantarse a la iniciativa empresarial de un despido colectivo por crisis lo que puede tener como efecto que finalmente los trabajadores sean despedidos con una indemnización menor. Lo que ocurre es que si, con posterioridad al inicio por su parte de la correspondiente acción judicial se promoviera un concurso de acreedores por la empresa o por un tercero y una vez declarado éste, todas las acciones resolutorias que hubieran planteado los trabajadores de forma individual ante el juez de lo social, pasan a convertirse en acciones colectivas de las que tendrá que conocer el juez del concurso a través de un expediente judicial de extinción colectiva. Habría que intentar por todos los medios que la acción individual ejercitada se siga considerando como tal, evitando que adquiera la condición de extinción colectiva y ello con el fin último de obtener la indemnización de 45 días de salario por año de servicio con un máximo de 42 mensualidades, en lugar de la prevista para la extinción colectiva de los 20 días de salario por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades. Le recomiendo que se ponga en manos de un buen profesional.
 ¿Podría no tener derecho a la prestación por incapacidad por accidente laboral si este hubiese sido culpa mía?
Si no se cuestiona el accidente de trabajo, con independencia del responsable en su causación, tampoco ha de cuestionarse el nacimiento de las prestaciones derivadas de esta contingencia. Su conducta por imprudencia, entendiéndola como una mera distracción no intencionada, no supone restar responsabilidad al empresario en caso de incumplimiento por éste de las medidas de prevención de riesgos laborales.
 Tengo una Sentencia judicial por la que se me reconoce el impago de salarios por parte de la empresa y la extinción de mi contrato de trabajo. La empresa ahora mismo es insolvente. ¿Que cantidades puedo reclamar al FOGASA?
El Fondo de Garantía Salarial abonará a los trabajadores por cuenta ajena los salarios con sus pagas extraordinarias, incluidos los de tramitación, pendientes de pago por la declaración de insolvencia o procedimiento concursal de la empresa, cuando consten reconocidos en Acta de Conciliación o resolución Judicial La cantidad máxima a abonar es la que resulta de multiplicar el triple del salario mínimo interprofesional diario, con prorrateo de pagas extraordinarias, por el número de días pendientes de pago, con un máximo de ciento cincuenta días.

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer estadísticas del comportamiento de los usuarios en este sitio web y mejorar nuestros servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí ×